Relatos Eróticos - Desencuentros



... y estaba tendida, húmeda, con los brazos colgando por los lados de la cama, boca abajo exhalando sudor, él la había montado mejor que otros días, esta vez su miembro se había erecto y puesto inusitadamente más caliente e hinchado, le había provocado algunas heridas al introducirlo, heridas que parecían ser placenteras a la hora de moverse. 

Él descansaba al otro lado de la cama, de espaldas mirando al techo, imaginando otras siluetas en las deformidades de la pintura blanca ... ambos esperaban a que las ganas volvieran a hinchar sus venas. En ella, a veces se manifestaban en una sensación de hormigueo por el cuerpo, una extraña agresividad, como si violentamente quisiera experimentar una fuerza bruta, sentirle otra vez erecto, grande metiéndose violentamente entre sus piernas ...