Poemario a-rrimado - Libertad




Hoy al mediodía asomó por primera vez
sus grandes tentáculos
masa densa y viscosa que
descabezada atrapaba sin piedad
a cuantos se le cruzaban en el camino
gritando ¡libertad!
Las fuerzas flaqueaban
pero la masa sin cesar
alzaba los brazos, agitando banderas
blancas en señal de paz
¡somos libres! ¡somos libres!
se les oía gritar.
Hombres y mujeres
se cogían por los brazos
unidos en una fuerte cadena
luchaban contra los tentáculos del animal.
                                    —¡soy la democracia!— eructó la deformidad, ¡no temáis! ¡soy vuestra libertad!

Virginia Plà